ENVÍOS EN 24 HORAS  |  PEDIDOS EN EL DÍA ESCRIBE A hola@metatopy.com o  648 67 64 71

CuriosidadesLas flores preservadas: ¿qué son y en qué se diferencian de las flores secas?
By Metatopy

Las flores preservadas: ¿qué son y en qué se diferencian de las flores secas?

En el post de hoy queríamos hablar de una tendencia que cada vez gana más adeptos en el mundo del interiorismo y la decoración floral: las flores preservadas.

Las flores frescas nos encantan por su color, por su aroma, por su forma… por la razón que a ti te haga ver la vida rebosante de alegría. Sin embargo, a pesar de todos los cuidados que les demos, las flores frescas terminan marchitándose relativamente pronto.

Aunque es imposible evitar los estragos de las agujas del reloj, sí que existe una manera de conservar la belleza de las flores mucho más tiempo: someterlas a ciertos tratamientos para convertirlas en flores preservadas.

¿Qué son las flores preservadas?

Las flores preservadas son flores que se han sometido a un proceso de sustitución de la savia por líquidos conservantes que las mantienen más tiempo del que durarían de manera natural.

A diferencia de lo que ocurre con las flores secas (que veremos más abajo), los procesos para conseguir estas flores suelen ser más complejos, no consisten solo en deshidratar la flor. Pero no por ello dejan de ser flores naturales criadas y cuidadas con mimo hasta que se someten a la preservación.

¿En qué consiste el proceso de preservación de las flores?

En general, una vez seleccionada la flor, se aísla en condiciones controladas de temperatura, humedad y luz con el objetivo de deshidratarla.

Cuando la flor ya no consta de agua, se rehidrata introduciéndola en soluciones de glicerina, agua y productos estabilizantes. Este líquido, conforme asciende por el tallo de la flor, termina sustituyendo a la savia y le confiere las propiedades de una flor preservada.

Con respecto a las flores liofilizadas, que podrían considerarse un tipo de flores preservadas, son flores que se han deshidratado mediante congelación. Más tarde, el hielo se sublima y se recupera temperatura ambiente.

¿Cuánto duran las flores preservadas?

Aunque todo dependerá del proceso de preservación y de la propia variedad de la flor, podemos decir que estas flores pueden durar hasta dos o tres años. A partir de entonces, en muchos casos, empiezan a perder propiedades, como la forma, la textura y el color.

¿Todas las flores pueden preservarse? ¿Cuáles son las más comunes?

No todas las flores y plantas pueden ser sometidas a procesos de preservación. Las flores preservadas más comunes son las rosas, la paniculata, el eucalipto, los crisantemos, los claveles o, nuestras favoritas, las hortensias.

Hortensia blanca preservada

Hortensia blanca preservada

Hortensia marrón preservada

Hortensia marrón preservada

Hortensia naranja preservada

Hortensia naranja preservada

¿Cómo mantener las flores preservadas en perfecto estado?

A diferencia de las flores frescas, las preservadas requieren unos cuidados mínimos.

Nada de agua

Aunque pueda parecer extraño, el agua es el peor enemigo de este tipo de flores. Evita colocarlas en exterior y en lugares húmedos, no las riegues y mantén el jarrón donde las tengas lo más seco posible (separando los tallos de las paredes del recipiente para evitar que se forme humedad).

Nada de sol

Las flores preservadas no pueden colocarse en lugares con radiación solar directa: los rayos UVA aceleran el proceso de degradación.

Ni de polvo

Cuando veas que empiezan a acumular polvo, límpialas con un pequeño cepillo seco.

¿Para qué pueden usarse las flores preservadas?

Por sus características, las flores preservadas están ganando terreno en decoración de interiores, en eventos como bodas o incluso como adorno para el cabello.

Diferencias entre las flores preservadas y las flores secas

¿En qué se diferencias las flores preservadas de las flores secas?

Muchas personas suelen usar indistintamente “flores preservadas” y “flores secas”, pero lo cierto es que hay ciertas diferencias entre ellas.

El proceso de elaboración

Las flores secas se someten a procesos naturales de secado, mientras que en el proceso de preservación intervienen más productos químicos.

El tipo de flor

Como hemos dicho más arriba, no todas las flores ni plantas pueden preservarse, pero todas las flores sí que pueden secarse.

La textura y resistencia

El tacto de las flores preservadas es más suave; el de las flores secas, más rugoso. Además, no son igual de resistentes, ya que las preservadas conservan una flexibilidad que no tienen las flores secas, que son más quebradizas.

El color de la flor

Gracias a los productos que se emplean en su elaboración, las flores preservadas mantienen intacto su color (aunque, a veces, están teñidas).

Por su parte, las flores secas, debido al proceso de deshidratación, sufren alteraciones en su coloración: pueden volverse más claras, más oscuras o incluso cambiar completamente de color.

El olor de la flor

Las flores secas sí conservan el olor natural de las flores frescas. En cambio, las preservadas lo pierden casi todo, salvo que se les añada fragancia.

Disfruta de las flores preservadas solas o en forma de ramos

En Metatopy somos una floristería madrileña ubicada en el Mercado de San Antón, en el animado barrio de Chueca, y estamos especializados en eventos y arte floral.

Por ello, te ofrecemos las flores preservadas más hermosas con las que alegrar tu hogar, para regalar a esa persona tan especial o, por qué no, para recordar el carácter efímero de la vida, que nos llama a disfrutarla al máximo.

Compra tus flores preservadas en Madrid de manera individual o escoge uno de nuestros ramos de flores preservadas.

¡Te enviamos tus flores en Madrid en solo 24 horas!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top